Boletín Marzo 2016

A Julio Matarrita siempre le gustaron los números, pero le gustaron aún más cuando vio que a través de los números podía ayudar a las personas a resolver problemas. Así fue cómo decidió ser economista.

Actualmente, Julio estudia una maestría en Economía Aplicada y Dirección de Proyectos de la Universidad de Connecticut (Estados Unidos) gracias al apoyo del Programa de Becas Internacionales de la Fundación Costa Rica – Estados Unidos para la Cooperación (CRUSA).

Nació en 1991 en Ciudad Neily, Corredores de Puntarenas, en la zona Sur de Costa Rica. En esos años, su padre trabajaba en una plantación de banano del Gobierno, luego de la salida de la United Fruit Company, y su madre trabajaba en un comisariato (pulpería).

“De esta época lo que más me marcó fue cuando el huracán César inundó todo en 1996. Recuerdo a mi papá llevándome en hombros con el agua por las rodillas y a los días siguientes ver todo en la casa cubierto de barro”, relata.

Estudió diez años de la escuela y el colegio en Palmar Norte, en la Península de Osa, donde además era voluntario ambientalista y destacado futbolista del equipo de la comunidad. En sus dos últimos años de colegio se mudó a Pérez Zeledón para poder estudiar en el Colegio Científico de esa comunidad.

Allí vivía en una casa con otros nueve jóvenes de zonas alejadas. “En la casa también vivía la señora que nos cuidaba”, relata.

Para poder estudiar el la Universidad de Costa Rica, se mudó al Valle Central. Primero vivió en Heredia con una tía, mientras estudiaba Economía y luego se trasladó a Curridabat, para repartir su tiempo entre sus trabajos como analista en el banco BAC San José, ser profesor de Economía y estudiar Matemática Aplicada en la UCR.

Ahí fue cuando escuchó del programa de Becas Internacionales en carreras de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) de la Fundación CRUSA: “La beca presentaba una excelente oportunidad para mi desarrollo personal y profesional y a futuro espero me permita poder generar cambios importantes en el país especialemente en la región sur de la cual yo soy originario”.

Entre sus planes, Julio quiere llevar adelante proyectos de impacto global y de largo plazo, dos de los cuales espera llevar con éxito una vez este en Costa Rica. Quiero aportar para que la niñez y juventud de la región Sur se acerque más a la ciencia y la tecnología. Llevar proyectos como Lego Education a comunidades rurales, incentivar a jóvenes a la participación de olimpiadas de matemática, ciencia y tecnología”.

Asimismo, Julio quiere compartir sus conocimientos dando asesoría a PYMES para que empleen el análisis de datos en la toma de decisiones de manera que estas ya estén respaldadas por números y no solo por intuición. “Me gustaría concentrarme en PYMES del sector turismo ecológico”.

Para apoyar a más jóvenes como Julio contáctenos al correo electrónico kstanley@crusa.cr